Portea mundo, Porteo

Portear cuando empiezan a caminar.

Cuando los niños aprenden a andar, les apetece muchísimo caminar  por la calle el mayor tiempo posible.

Puede suceder que cuando les metemos en el portabebé para salir a la calle no les apetezca nada y quieran ir andando. Es una fase preciosa de experimentación y de descubrir el mundo desde otra perspectiva: desde muy cerca del suelo.

En ésta fase los padres y hermanos -si los hay- tenemos que ejercitar nuestra paciencia ya que el paso de nuestros pequeños es mucho mas lento que el nuestro, y además suelen pararse con cada descubrimiento interesante en el suelo o la pared, hojas, palos, piedrecitas, marchitas del suelo…

Aprenden a caminar

Hasta que se cansan…

Portear cuando caminan

Suele ser un momento de contrastes, en el que se separan mucho de nosotros y les apetece investigar solos pero al rato necesitan estar pegados a ti. Para éstos momentos portear es muy importante, ya que cubrimos sus necesidades de contacto, de contención y les damos la seguridad que necesitan para que cuando les apetezca puedan seguir explorando felices.

Además nos evitamos sacar el carro y así poder acompañarles sin preocuparnos de nada más.

Os doy las claves para portear cuando empiezan a caminar, para que vuestros pequeños puedan ir cómodos y tranquilos cuando se cansen, tengan ganas de contacto o cuando por necesidades del momento haya que caminar más rápido.

Es importante elegir un portabebé que nos resulte cómodo y práctico, por supuesto, que sea ergonómico.

Una clave de comodidad es que no abulte demasiado, puesto que lo vamos a poner y quitar varias veces en nuestro paseo.

Y otra que debemos valorar, según sea nuestro pequeño, es que sea rápido de colocar ya que puede que nuestros niños estén en un momento en el que no les guste estar más de un minuto colocándose en el portabebé.

Una buena opción: portear a la cadera.

Al ser trayectos cortos, portear a la cadera es muy cómodo y tiene muchas ventajas.

El niño va viendo todo lo que su ávida curiosidad le demanda pero a la vez está cerca de tu pecho y te ve la cara, los gestos…

Si estás acostumbrado a portear delante, al pasar al niño a la cadera amplías tu campo de visión, algo importante al tratarse de niños algo mayores. Es una medida de seguridad importante. Cuando no veas bien, pásalo a la cadera o a la espalda.

Cuando estamos embarazadas y tenemos otro niño pequeño es muy cómodo portear a la cadera. El niño no presiona la barriga y suele resultar bastante cómodo. Es una buena opción aunque no hay que descartar otras, ya que hay muchas formas de portear embarazada, a la espalda o al frente, siempre buscando la mayor comodidad y seguridad.

Para portear a la cadera tenemos que tener en cuenta no poner al niño nunca debajo de nuestro brazo porque limitaría su libertad de movimientos y la nuestra.

Mis recomendaciones de portabebés para portear a la cadera:

La bandolera de anillas es un portabebé estupendo para este momento. Se coloca rápidamente. Sujeta la espalda de nuestro pequeño de forma óptima, y su cabeza si se duerme. Es comodísimo para dar de mamar y no es hiperpresiva con lo que el impacto en nuestro suelo pélvico es menor.

Al recaer el peso en un solo hombro puede resultarnos incómoda para trayectos largos con bebés que pesen algo más que un recién nacido, sin embargo, para la etapa de sube-baja, son muy cómodas y útiles. Además, se pliegan muy bien y las puedes guardar cómodamente.

Porteo cadera: Bandolera

El Suppori y el Tonga, más que portabebés, son ayudabrazos porque nos ayudan a repartir el peso, notaremos una diferencia sustancial entre llevarlos en brazos y en éstos portabebés, pero tenemos que sostener la espalda del niño.

Caben hasta en un bolsillo y son muy cómodos para subir y bajar. Sentaremos al niño adecuadamente, con la tela de corva a corva y la pelvis basculada, sostendremos su espalda con nuestra mano para mantenerles pegados a nosotros y listo. No son para trayectos largos puesto que el peso recae sobre un solo hombro y podríamos cansarnos. Eso si, muchísimo menos que si los lleváramos en brazos.

Son portabebés que se usan mucho en verano, puesto que son muy ligeros, ¡pero a mi me gustan todo el año!

Portear cuando empiezan a caminar: suppori

El fular tejido es el portabebebé más versátil con el que podremos portear a nuestros hijos desde el primer día hasta el último del porteo y en todas las posiciones: al frente, en la cadera y en la espalda. Necesitamos practicar un poco más que con los anteriores, pero nos va a acompañar mucho tiempo.

Como habrás visto portear a la cadera es una opción muy buena para este momento del desarrollo de nuestro hijo, sin embargo, no debemos descartar otras formas de porteo.

Portear delante, siempre que el niño no nos quite visión y vayamos todos cómodos y portear a la espalda, una opción muy buena para niños grandes y trayectos más largos. Lo ideal es probar las distintas formas y portabebés para elegir el que mejor se adapta a nuestras necesidades.

Si te apetece probarlos, ¡no dudes en llamarme y concertar una cita! Y si necesitas comprar uno, los puedes encontrar en nuestra tienda de El columpio de Claudia.

Me encantaría conocer cómo porteáis vosotras si tenéis hijos que caminan, y vuestras inquietudes. Y si tenéis alguna pregunta, ¡estaré encantada de ayudaros!

¡Gracias por comentar!