Aula, Montessori, Pedagogía, Waldorf

Bienvenido, otoño

Hoy os vengo a contar cómo hemos dado la bienvenida al otoño en El Aula del columpio. En el columpio de Claudia tenemos un modo particular de ver la enseñanza. Aunamos los principios que más nos gustan de las pedagogías activas y respetuosas con el desarrollo de los niños. La pedagogía Waldorf nos habla de la importancia de la conexión con la tierra, con la naturaleza y sus ciclos, el día y la noche, los cambios estacionales, etc. Para el niño es fundamental vivir las estaciones del año. Al fin y al cabo, somos cíclicos, como la tierra. La tierra nos acoge, debemos cuidarla y conocerla. Vivimos en  una ciudad con un ritmo frenético, donde sólo podemos apreciar la naturaleza en los parques y jardines, y en la que apenas nos paramos a observar estos cambios aunque los notemos en la temperatura y en la ropa que vestimos. Esto nos «desconecta» de nuestra naturaleza. En nuestra aula, los niños son muy pequeños, por eso, nuestra intención es que vivan y sientan estos cambios de la naturaleza también en el aula y en el patio. Que sean conscientes de sus olores, texturas, sabores…  En el aula, tenemos una mesa de la estación. Un recurso extraído de la pedagogía Waldorf que nos invita a compartir cosas recogidas en cada estación: hojas, piñas, palos, conchas, semillas, etc. y también duendecillos o seres imaginarios que ilustran nuestros cuentos. Así en el aula siempre tendremos un trocito de naturaleza recogida entre todos. Ayer despedimos el verano, cantando canciones y pintando un sol con una patata a modo de sello. Les encantó experimentar con ésta técnica que no conocían y todos estamparon su sol, pegaron rayos de trigo y se lo llevaron a casa, para acordarse de lo bien que lo pasamos éste verano y del sol tan radiante que hemos tenido. Adios verano Dijimos adiós a la mesa de la estación del verano y acostamos a los muñecos a descansar para recibir al otoño… Mesa estacion verano Esta mañana, ¡el otoño había llegado a nuestra aula! ¡La mesa de la estación había cambiado! Aunque poco a poco todos iremos llevando cosas e irá enriqueciéndose conforme la naturaleza empiece a ofrecernos sus diferentes frutos. La seda irá tornándose más oscura y nuevos amigos de nuestros cuentos irán llegando… En otoño sentiremos el tacto y el crujir de las hojas secas, la rugosidad de las piñas y el frío y la suavidad de las castañas. Reconoceremos el sonido del viento y veremos caer las hojas del almendro de nuestro patio. otono ¡¡Hoy había hojas por todas partes!! En la mesa sensorial hemos podido tocarlas y espachurrarlas, tirarlas por el aíre y ver cómo caían…para ellos ha sido un gran descubrimiento.  Entre todos hemos hecho un mural con nuestras manos y pintura de dedos y hemos cantado canciones del otoño y una poesía Mural de otoño Y como fin de fiesta hemos pintado caritas y hecho unas coronas preciosas decoradas por los pequeños. ¡Hemos pasado un día precioso! pintando-el-otono Así que hoy solo puedo dar las gracias. Gracias a nuestros niños por ofrecernos su magia, sus sonrisas, su ternura, sus ganas, su amor… Gracias a las familias por confiar en nosotros. Por creer que otra educación es posible. Gracias al equipo del columpio, por currárselo tanto cada día y hacer que estos niños vivan estos momentazos y aprendan felices. Y gracias al otoño, por traernos sus colores, su viento, sus frutos y su inspiración. Y vosotros, ¿habéis celebrado la llegada del otoño?