Aula, Montessori, Pedagogía, Waldorf

La importancia de las actividades al aire libre

Las actividades al aire libre son fundamentales para el correcto desarrollo físico y psicológico de los niños. Para su desarrollo psicomotor porque las actividades al aire libre fomentan la coordinación, el equilibrio, la organización espacio temporal, la motricidad fina y gruesa, su capacidad muscular, la precisión. Les ayuda a reforzar la marcha, la carrera, el salto, la escalada, subir y bajar rampas y escaleras…el uso o de todo su cuerpo en un ambiente de libertad.

Estas actividades son fundamentales para su autoestima ya que el niño se siente capaz de moverse de forma autónoma en un espacio amplio, donde puede correr sin restricciones, donde puede escoger entre las diversas posibilidades que existen: el arenero, ejercicios de equilibrio, circuitos, juegos de movimiento, etc. Es capaz de darse cuenta del cambio de las estaciones, del crecimiento de una planta y esto es una verdadera pasada!!!

Cuando el niño se mueve al aire libre cambia su forma de encontrarse con los adultos y con otros niños. Aprenden a convivir y a compartir momentos y juegos en un entorno que les relaja y les hace sentirse más libres. En El aula del columpio tenemos un patio de 120 metros cuadrados con arenero, césped, un almendro y un huerto.

¡En verano montamos la mini piscina! Al aire libre, durante todo el año nos permite encontrarnos con las diferentes estaciones del año, observar los cambios que se producen y las estrategias que tenemos que utilizar: abrigarnos, el uso del agua en invierno (charcos y botas de agua) y en verano el juego con el agua, la mini piscina…

En el aula observamos nuestro almendro, cuando se queda desnudo cuando le salen los primeros brotes, la hojas nuevas, la floración, la salida del almendruco…es un recurso precioso para observar la naturaleza en su pleno desarrollo. No tenemos necesidad de ver los cambios en un libro (aunque nos encantan los cuentos), los experimentamos con los cinco sentidos

Nuestro huerto en primavera es otra de las actividades al aire libre que más nos gustan. Plantar los brotes y semillas, regarlas, cuidarlas y observar su crecimiento es una experiencia preciosa para nuestros pequeños.

Las actividades al aire libre se prestan a imaginarnos otros mundos, otros entornos desde los que soñar. ¿Te vienes a soñar con nosotras?

Isa.